Las cifras de la reforma laboral de 2012

La semana pasada iniciamos un artículo en el que comenzamos a hablar de las consecuencias de la reforma laboral sobre el empleo. Hablamos de que esta reforma había cambiado por completo el panorama económico y laboral de nuestro país. Y no precisamente para bien. El empleo precario y de mala calidad no hace más que crecer desde que esta reforma se instaurara.

La peor cara de la reforma laboral

Que la reforma laboral de 2012 ha alterado a nivel económica y laboral España es una realidad clara. Sin duda las áreas en las que más daño ha hecho esta reforma son las siguientes:

Parados de larga duración

Por desgracia el número de parados de larga duración no para de crecer. Y España carece de suficiente capacidad económica como para poder absorberlos. En estos años hemos pasado de depender del ladrillo a hacerlo del sector turístico. Es decir, que se siguen demandando trabajadores que no requieren de una cualificación muy elevada.

Por otro lado el número de parados de larga duración no hace más que crecer. Sus perfiles parecen no encajar en ningún puesto de trabajo actual. A pesar de que el Gobierno ha intentado ampliar la formación de los ciudadanos, lo cierto es que los cursos no ofrecen la oportunidad de reciclarse y encontrar un nuevo trabajo. De ahí que el número de parados de larga duración no haga más que crecer. Si a principios de 2012 contábamos con 1,6 millones de parados de larga duración, a finales de 2017 el número se ha incrementado hasta llegar a los 1,9 millones.

Contrato de apoyo a emprendedores

Dos de las peores decisiones, y de las más criticadas, que llevó a cabo el Gobierno en su reforma laboral fueron:

  • La ampliación de la edad para acogerse al contrato de formación y aprendizaje. Con la intención de reducir la tasa de paro entre los más jóvenes, estas modificaciones han permitido a las empresas utilizar el contrato de formación y aprendizaje en trabajadores de hasta 30 años. Siempre que la tasa de paro supere el 15 % (hoy en día continúa por encima del 16 %). Mientras que los ciudadanos no pueden cotizar por estos años ya que se trata de un contrato de formación, las empresas obtienen todavía más ventajas. Con este tipo de contrataciones las cuotas empresariales se reducen al 100 % en empresas de menos de 250 trabajadores y a l 75 % en empresas de más de 250 empleados. Un motivo más por el cual la Seguridad Social se queda sin dinero.
  • El contrato de apoyo a emprendedores. Sin duda otra de las medidas más poco acertadas de esta reforma. En teoría la intención de este nuevo modelo era permitir que los jóvenes se pudieran integrar al mundo laboral. Sin embargo solo es adecuado para los empresarios. Aunque se cataloga como indefinido (lo que viene muy bien para hacer posteriormente los estudios sobre cómo crecen los contratos indefinidos en España), lo cierto es que esta modalidad amplía el periodo de prueba hasta un año. En este periodo el empresario puede despedir al nuevo empleado sin necesidad de indemnizarlo. Según los estudios llevados a cabo por CCOO desde el año 2012 hasta el 2017, esta modalidad no ha dejado de crecer. Mientras que en 2012 se firmaron 77.280 de estos contratos (lo que implica el 5,8 % de los indefinidos) en 2017 se han aumentado hasta los 246.835. Es decir, el 12,8 % de los indefinidos. Sin embargo el 60 % de estos contratos no llegan a superar el año.

Comments are closed.

Llama Ahora
Contáctanos