Muchos inversores se estarán preguntando cómo ser prestamista; y es que dada la situación actual de crisis financiera que afecta a muchas personas y empresas es normal pensar en este tipo de negocios que actualmente están teniendo tanto éxito. Como los bancos no conceden préstamos y han endurecido sus condiciones para poder acceder a un crédito, sea del tipo que sea, los usuarios tienen que buscar otro tipo de alternativas que les permitan hacer frente a sus gastos, financiar sus proyectos, salir de situaciones de necesidad económica, etc.

Como ser prestamista

Es normal que muchos inversores quieran ser prestamistas privados; cuando usted se pregunta cómo ser prestamista, nosotros le responderemos que en nuestra empresa de capital privado encontrará a un equipo de profesionales que lleva muchos años en el sector del préstamo particular y está ofreciendo soluciones a muchos clientes particulares y obteniendo con ello una rentabilidad segura, viable y exitosa; siempre por medio de actividades económicas que se enmarcan dentro de la ley y que están reguladas por las normativas vigentes. Todo ello confiere una mayor estabilidad y seguridad a nuestras inversiones, además de mayor confianza a nuestros socios inversionistas.
Es normal que los inversores se pregunten cómo ser prestamista, puesto que nosotros no prestamos más del 20% del valor que tenga una propiedad inmobiliaria, esta propiedad será la garantía o aval del préstamo que nosotros concedemos, del cual nosotros somos los acreedores de primer nivel. Para realizar todas estas acciones nuestra empresa lleva a cabo un estudio o análisis de tipo jurídico e inmobiliario sobre el inmueble. También llegamos a cabo la tasación oficial que es siempre realizada por sociedades de tasación independientes y autorizadas por el gobierno. Todos nuestros créditos se firman ante la presencia de un notario y quedan legal y oficialmente inscritos en los órganos que corresponda.
Todos estos puntos acrecientan aún más la seguridad de los inversores y es la razón principal por la que muchos se pregunten cómo ser prestamista. Las propiedades inmobiliarias que nosotros utilizamos como avales de nuestros préstamos tienen su origen en diversas partes y localidades de España, incluyendo también las Islas Baleares y Canarias. Normalmente excluimos aquellos lugares o localidades que cuenten con una población menor de 25.000, además tratamos que siempre sean capitales o semi capitales de provincia.
Las tipologías de los inmuebles se clasifican en pisos o casas, incluso locales. Es muy raro que aceptemos solares o naves industriales.
Con todo esto y contestando la pregunta de cómo ser prestamista, debemos clarificar que por norma general aceptamos garantías que tengan la cualidad de ser “fácilmente vendibles”. Esto es un dato importante ya que proporciona seguridad a los inversores privados.
La rentabilidad de nuestros préstamos privados está asegurada puesto que siempre trabajamos con un ratio del 12% o el 15% de interés anual y la razón es muy sencilla: la seguridad que nos proporciona este tipo de interés, unido al hecho de que el préstamo que efectuamos es inferior a cinco veces el valor del inmueble en garantía, todo ello hace que las inversiones se clasifiquen como las más seguras y estables del mercado.
Normalmente la duración de estos créditos entre particulares se sitúa entre 1 año o 15 años, lo habitual suele ser una media de 5 a 10 años y también es un punto notable poner de manifiesto que el dinero que se invierte siempre renta una cantidad del 12 al 15%; esto ocurre durante todo el tiempo que dura el préstamo. También un punto a destacar es que en créditos de cinco años suele ocurrir que se recupera el dinero invertido aproximadamente a los tres años y medio, en el de 10 años al quinto. Unido a esto también debemos tener en cuenta que el tiempo que dure la inversión, es decir que esté el préstamo en manos del cliente prestatario, durante ese lapso de tiempo obtendremos rentabilidad; y ésta será del 12%-15% anual de interés. Tengamos también en cuenta que la mayoría de las veces el cliente trata de cancelar el préstamo cuanto antes y esto se hace posible cuando su situación económica mejora.
Cuando el inversor nos pregunta cómo ser prestamista; debemos responderle que la cantidad mínima con la que trabajamos a la hora de efectuar nuestros créditos es de 4800 €, este es un valor aproximado incluye los gastos pero debemos matizar que estos siempre son retribuidos por parte del cliente prestatario y nunca por el inversor, obteniendo de esta manera una operación completamente limpia para el socio inversionista.
También trabajamos con cantidades que pueden alcanzar los cientos de miles de euros y todo está en función de la cuantía que socio inversor quiera aportar a este negocio.
Los gastos de inversión serán siempre de cero euros para el inversor, ya que son abonados siempre por el cliente prestatario; es por lo tanto una inversión a medida y el éxito está prácticamente garantizado.
Por todas estas cosas son por las que aseguramos la confianza de nuestros socios inversores y no debe preocuparse por nuestra experiencia ya que está sobradamente demostrada con varios años de trabajo en este sector. Llámenos y consúltenos sus dudas el número de teléfono 930 13 04 16; siempre estaremos dispuestos y tendremos tiempo de sobra para resolver y explicarle con todo detalle las dudas que tenga.