Un préstamo rápido sería la solución para muchos consumidores que tienen necesidades económicas puntuales; algunas empresas necesitan obtener liquidez inmediata para poder seguir funcionando, pagando el sueldo de sus empleados y operando con normalidad. Sin embargo, el cierre del grifo crediticio por parte de las entidades bancarias está generando situaciones trágicas tanto para familias, empresas y personas. Los préstamos rápidos provenientes del capital privado suponen muchas veces la solución definitiva a este tipo de problemas concretos.

Préstamos rapidos

No olvidemos que el hecho de figurar en una base de datos de morosos como ASNEF o RAI o simplemente el no disponer de nómina fija son condicionantes para que una entidad bancaria, o una caja de ahorros niegue el préstamo rápido que tanto necesita el cliente. Por lo tanto, no existe otra opción mejor que recurrir al capital privado; que además presenta una serie de ventajas con respecto a la banca tradicional, como por ejemplo la rapidez o la celeridad con que se tramitan estas operaciones para conceder préstamos rápidos.
¿Cuáles son las condiciones que el cliente tiene que reunir para obtener uno de estos préstamos rápidos en nuestra empresa de capital privado? únicamente debe presentar una propiedad u objeto con el valor suficiente para poder solicitar un crédito rápido; cualquier cosa de valor es válida, puede ser un inmueble, colecciones de arte, coche, etc. cualquier objeto con excepción de las joyas o alhajas. Con este tipo de avales, el cliente podrá solicitar su préstamo y el límite que puede pedirnos vendrá establecido por el 20% en que esté valorada la propiedad.
Cuando el consumidor únicamente necesite una pequeña cuantía de dinero para solucionar pequeños problemas o necesidades puntuales, nuestra empresa puede otorgar préstamos a partir de los 3000 €. Y en el caso de propiedades inmobiliarias las condiciones que deben reunir son; en primer lugar estar libres de cargas y de hipotecas y además de esto pueden ser válidos los pisos, viviendas, locales, naves industriales, etc. sin embargo, no aceptamos solares o parcelas ya que estas propiedades fluctúan demasiado en el mercado y su valor es inestable.
Cuando el cliente no disponga de alguna propiedad de importancia; se podrá poner el coche como garantía del préstamo rápido. Posteriormente procederemos a tasarlo y ofreceremos al usuario una cantidad de dinero que se encuentre entre el 30% o el 40% del valor que tenga su automóvil. Destacamos además que pueden presentarse también como avales motocicletas, camiones, furgonetas, o incluso un barco.
De esta forma, el usuario tiene muy fácil el acceso a préstamos rápidos; ya que nuestra empresa de capital privado puede ofrecerle la solución que necesita el cliente. Póngase en contacto con nosotros y examinaremos su caso.