Controlar las finanzas familiares es un requisito imprescindible para poder llegar a fin de mes. Pero a día de hoy no todo el mundo sabe cómo hacerlo. Desde Prestamistas queremos ofrecerte algunos consejos para que tus finanzas familiares no sean ningún problema.

Veamos cuáles son. ¡Comencemos!

Prepara un presupuesto para triunfar en tus finanzas personales

Si quieres que de verdad tus finanzas personales estén saneadas y al día, es conveniente que cuentes con un presupuesto cada mes. El saber cuáles son las necesidades mensuales, semanales y diarias, te ayudará a controlar los gastos y a dividir los ingresos de la manera correcta.

El único modo de realizar un presupuesto adecuado es ser plenamente conscientes de nuestros gastos y de nuestros ingresos. Si no sabes bien cuáles son tus gastos habituales, lo más recomendable para conocerlos con exactitud en repasar y revisar los recibos normales por lo menos durante un par de meses. En estos gastos tendrás que incluir la factura del agua, del gas, de la electricidad, la factura del teléfono, lo que gastas cada mes en comida, la factura de los seguros e incluso los gastos de gasolina o transporte público que todos los meses realices.

Hay que restar estos gastos fijos a los ingresos que cada mes percibimos y así sabremos en qué situación real se encuentra nuestra economía cada mes. En caso de que nuestros gastos superen nuestros ingresos, será necesario replantearse los gastos fijos y ver en dónde se pueden realizar ajustes.

Una vez que tengas todo regulado, puedes hacer un balance de cuentas. Prepáralo con tres columnas en las que indiques los siguientes datos.

  • Gastos fijos.
  • Gastos fortuitos. Esta columna deberás de recortarla siempre que necesites más liquidez. Es mejor disponer de menos capital en esta que en la del dinero dedicado al ahorro.
  • Dinero dedicado al ahorro. Si es posible intenta destinar como mínimo un 10 % de tus ingresos a esta columna.

Si eres organizado y mantienes tu presupuesto podrás hacer frente a las vacas flacas sin necesidad de solicitar liquidez para llegar a fin de mes.

Controla los gastos de la alimentación

Es habitual que las personas realicemos nuestra dieta alrededor de unos productos específicos que siempre compramos. Ya sea por preferencia o por seguir una dieta, a la hora de comprar alimentos es conveniente tener en cuenta los siguientes consejos.

  • Compra de forma adecuada. Asegúrate de buscar ofertas (ofertas reales, no los famosos 3×2 de algunos supermercados que suben los precios de los productos y no suponen ningún ahorro para el cliente). Si eres familia numerosa existen lugares donde puedes comprar al por mayor para conseguir unos precios más económicos.
  • Organiza la nevera. No olvides colocar los productos por orden de caducidad, al igual que se hace en los supermercados. Los que sean perecederos y vayan a caducar primero han de colocarse en los primeros puestos de la lista.
  • Haz menús semanales. Una forma de ahorrar dinero en comida es planificar los menús de la semana conforme a los alimentos que hayamos comprado. Crea menús con productos de temporada para que tus gastos se reduzcan. Este es un gran consejo también para las frutas y las verduras. Siempre resultan más económicas y con mayor número
  • Evita las comidas fuera de casa. Está claro que salir de vez en cuando forma parte del ocio, pero si hay que apretarse el cinturón es mejor evitar este tipo de salidas.