Consecuencias de la reforma laboral sobre el empleo

El pasado domingo se cumplían seis años desde que el Gobierno de Rajoy puso en marcha la reforma laboral. Y los resultados no han sido precisamente los adecuados para los trabajadores. En este artículo vamos a hacer un recorrido sobre las consecuencias de la reforma laboral sobre el empleo. ¿Te gustaría saber más datos? Durante esta semana y la próxima vamos a ofrecerte un resumen de la situación.

La reforma laboral de 2012

El pasado 11 de febrero de 2012 se hacían púbicas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las medidas urgentes de la reforma laboral. Unas medidas recogidas en el Real Decreto Ley 3/2012.

Por aquel entonces hacía menos de tres meses que el PP se había instaurado en el Gobierno. En teoría estas medidas urgentes tenían como finalidad conseguir que España saliera de la mayor depresión laboral que jamás había vivido.

Sin embargo, seis años después de poner en marcha la reforma laboral el escenario no es precisamente halagüeño. A pesar de que el empleo crece con tasas por encima del 3 % el tipo de trabajo surgido de esta reforma está llevando al país a la quiebra.

Por desgracia, a pesar de que el empleo ha crecido desde el 2012, su calidad es excesivamente mala. Hasta el punto en el que cada vez hay más trabajadores pobres en nuestro país.

El propio Gobierno se ha dado cuenta de que esta arma arrojadiza que lanzó en 2012 está teniendo consecuencias muy negativas en España. De ahí que lleve ya más de un año solicitando subidas de empleo además de prepararse para luchar contra la temporalidad de los puestos de trabajo.

Principales consecuencias de la reforma laboral de 2012

Desde que se puso en marcha la reforma laboral el 11 de febrero de 2012 hasta el 2017, las consecuencias han sido muchas. Esta reforma ha cambiado el panorama económico y laboral de nuestro país. Y no precisamente para bien.

Una bajada de la tasa de paro poco real

Sin duda uno de los motivos por los más orgulloso se siente el Gobierno de su reforma es la bajada de la tasa de paro. La reforma laboral se inició con una tasa de paro del 22,5 % y a partir de 2014 comenzó a estabilizarse alrededor del 16,5 %.

Realidad de la bajada en la tasa de paro

Sin embargo, ¿cuáles han sido los verdaderos motivos de esta bajada? ¿Realmente la mejora económica y la reforma laboral han permitido esta estabilización? ¿Cuáles han sido las consecuencias para los trabajadores? Veámoslo a continuación.

  • Recortes que empeoran la calidad y duración del trabajo. Las medidas que han permitido reducir esta tasa sin embargo no son las mejores. La reforma laboral de 2012, además de abaratar el despido y de reducir la indemnización de 45 a 33 días, también permitió a las empresas una gran flexibilidad. Esta flexibilidad ha consistido en dejar de lado los convenios para poder reducir salarios y jornadas en pos de evitar nuevos despidos. Puede que el paro se haya visto reducido pero como consecuencia la mayor parte de los trabajadores no consiguen llegar a fin de mes.
  • Reducción del número de trabajadores activos. No hay que olvidar que desde el año 2012 el número de personas que se ha jubilado ha sido muy elevado. Esto ha permitido reducir el número de trabajadores activos y por tanto de parados.

La reforma laboral en cifras

Por tanto parece que la reforma laboral no está precisamente sirviendo para estimular la creación de empleo. De hecho, a pesar de que en España hemos vuelto a los niveles de renta en términos de PIB que había antes de la crisis, no ha sucedido igual con el empleo. Este todavía no ha despegado ni mejorado desde la crisis.

Según los datos de las oficinas de empleo mientras que en 2012 había 4,5 millones de población activa en paro, en 2017 el número de parados se redujo a 3,4 millones. En esta reducción no hay que olvidar el número de ciudadanos que han dejado de ser población activa y que aumentaban la cola del paro.

Comments are closed.

Llama Ahora
Contáctanos