Pensar en solicitar un préstamo cuando no tenemos liquidez suficiente para afrontar un pago o estar al día de nuestras facturas suele ser una de las opciones más comunes. Ante este contexto, nacieron los conocidos préstamos instantáneos, que ofrecían dinero a cualquier solicitante de una forma extremadamente rápida. No obstante, solicitar uno de estos préstamos puede conllevar enormes riesgos como veremos en el artículo de hoy.

¿Qué son los préstamos instantáneos?

¿Qué son los préstamos instantáneos?

Los préstamos instantáneos son préstamos que pueden parecer una solución rápida y sencilla para conseguir dinero cuando nos encontramos ante una situación de urgencia. No hay muchos documentos, no se comprueba el crédito y, de hecho, no tiene que ofrecer a la entidad financiera algo de valor para que se acepte la solicitud. 

Seguramente te estarás preguntando dónde está la trampa. Bien, en otras palabras, se trata de una anticipación de dinero sin garantía para pequeñas cantidades, que cuentan con unos tipos de interés excesivamente elevados y unas exigencias de reembolso a corto plazo.


Desventajas de los préstamos instantáneos

No es oro todo lo que reluce, y los préstamos instantáneos no son menos. De hecho, han sido los causantes de las principales desgracias de gran parte de la población que, en un momento desesperado, se ha visto ante la necesidad de obtener liquidez y han sido fruto de un engaño. Entre las principales desventajas de este tipo de préstamos rápidos encontramos las que siguen:

  • Cantidad pequeña: una de las principales desventajas de este tipo de préstamos es que las cantidades que puedes solicitar no suelen ser demasiado elevadas. Esto se debe a que estos préstamos se tramitan casi sin hacer análisis de solvencia previos y, por tanto, se pueden producir impagos. Además, es importante recalcar que están pensados para devolver a corto plazo, motivo por el cual justifican la cantidad ofrecida.
  • Tiempo de tramitación: aunque estos préstamos se caracterizan por ser instantáneos, usualmente suelen tardar hasta 72 horas en concederlos.
  • Intereses: la principal desventaja de los préstamos instantáneos son los intereses desorbitados que hay que pagar que, a menudo, están indicados en la letra pequeña. Existen entidades que conceden dinero de forma rápida a cambio de intereses que se pueden elevar hasta al 30%.
  • Comisiones: por si fuera poco y no bastara con los intereses, otra de las desventajas de estos préstamos es el elevado importe que hay que pagar a modo de comisión si nos retrasamos en alguno de los pagos. De hecho, este es el principal problema que acaba endeudando a parte de los solicitantes.
  • Negociación: si algo caracteriza a las entidades que conceden préstamos instantáneos es la falta de negociación. En raras ocasiones conseguirás llegar a un acuerdo cuando tengas dificultades para pagar una de las cuotas.
  • Listado de morosidad: el retraso en alguna de nuestras cuotas de devolución del préstamo puede llevarnos a aparecer en un registro de morosidad como ASNEF o Rai. Esto añade otra problemática a la ecuación, y es que resulta tremendamente complicado que eliminen tus datos de estos registros si no tienes dinero suficiente para pagar las deudas que te han llevado a aparecer en los mismos.

Relacionado: Diferencias entre crédito y préstamo


Ley de usura

blank
Ley de Usura

Ante este contexto aparece la conocida Ley de Usura, que declara nulo cualquier contrato que aplique un interés que sea superior al tipo medio sin ninguna causa justificada. Si esto sucede y se lleva ante un tribunal, la entidad deberá devolver el dinero de los intereses, gastos y comisiones, dejando únicamente a devolver el dinero inicialmente solicitado. 

Existe una segunda vía para poder reclamar este tipo de productos de crédito, que es mediante condiciones generales de contratación. Se trata de reclamar nulo un contrato en el que se considere que la información no está adecuada al cliente. En otras palabras, se trata de declarar nulo un contrato que conlleve gran carga económica y que el cliente no sea capaz de comprender. 

Hay un factor a tener en cuenta cuando procedemos a hacer una reclamación por la vía legal: ¿pagar o no pagar? Cualquier experto te dirá que es mejor pagar y esperar a que nos devuelvan el dinero en caso de ganar la reclamación, que no pagar y, en caso de pérdida, acumular intereses e incluso hacer que nuestros bienes corran peligro.


Dinero urgente con Préstamistas.es

Si te encuentras ante la problemática de necesitar liquidez de forma inmediata y no quieres recurrir a los típicos préstamos instantáneos, te traemos la solución. En Prestamistas.es ofrecemos dinero urgente incluso a aquellas personas cuyas solicitudes han sido previamente rechazadas por las entidades bancarias. Y es que gracias a nuestra infraestructura, podemos estudiar detenidamente todos los casos:

  • Puedes solicitar dinero urgente a través de nuestra web de forma rápida siempre que sea para cantidades iguales o superiores a 6000€. 
  • Necesitamos como garantía una propiedad inmobiliaria a tu nombre o a nombre de un tercero que actúe como avalista. Dicha propiedad actuará como garantía en el caso de impago, pero en los más de 8 años de actividad de prestamistas.es nunca hemos tenido que ejecutar ninguna garantía: todos nuestros clientes han devuelto sus préstamos de dinero urgente en el tiempo y plazos establecidos.
  • El importe máximo de dinero urgente que te podemos conceder es de aproximadamente el 30% del valor de la propiedad. Esta propiedad puede ser de cualquier tipo, a excepción de un terreno.
  • Los intereses de nuestros préstamos de dinero urgente se mueven en una franja que va del 9% al 12%. Aunque es un interés ligeramente más elevado al de las entidades bancarias, ofrecemos gran flexibilidad de devolución.
  • Podrás diseñar tu propio plan de devolución del préstamo para adaptarlo a tus necesidades económico-financieras actuales. 

¿Qué diferencia a nuestros préstamos de los préstamos instantáneos?

Prestamistas.es, al trabajar bajo la figura del préstamo hipotecario, opera de la siguiente forma:

  • Estudiamos todas las solicitudes sin excepción
  • No damos financiación si vemos que la operación no es realizable: no queremos cavar tu agujero económico aún más profundo, sino sacarte de él
  • Somos flexibles en cuanto a la devolución
  • Firmarás tu préstamo ante notario, el que tú elijas, y tienes 10 días de margen para desdecirte sin obligación de firmar nada y sin coste

Amplía información en el apartado «Protocolo» de la página de quiénes somos.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para resolver cualquier duda. Queremos ser parte de la solución.