Tras hacer una compra a plazos es posible que quieras devolver el dinero antes de tiempo, refinanciar el préstamo con otro crédito más adecuado para ti o reunificar todas tus deudas. Por ello, en este artículo te contamos todos los aspectos que deberías tener en cuenta antes de decidir cancelar tu préstamo. 

Motivos para cancelar un préstamo 

Existen una gran variedad de motivos por los cuales podemos querer cancelar un préstamo y que de la misma manera determinarán la forma en la que lo haremos. 

  • Las condiciones del crédito ya no te interesa
  • Hay otra vía de financiación te interesa más
  • Has recibido una cuantía de dinero inesperada y quieres cancelar el crédito cuanto antes
  • Quieres cancelar todas las deudas para unificarlas en una sola y así abonar una única mensualidad. 

Formas de cancelar un crédito 

En relación con los motivos para cancelar el crédito mencionados anteriormente, existen diferentes fórmulas para hacerlo: 

  • Cancelar un préstamo para dejar de pagar

Si quieres dejar de pagar el préstamo, deberás solicitar una amortización anticipada. Este caso suele suceder cuando se recibe un ingreso inesperado, ya sea una herencia o rendimientos positivos de una inversión.

La amortización anticipada es la alternativa perfecta para aquellas personas que quieren ahorrarse intereses porque ya disponen del resto del capital. Aun así puede esta opción puede comportar comisiones, las cuales, en ningún caso, podrá superar el 1% si queda más de un año para que finalice el crédito o el 0,5% si se trata de un período inferior. 

Cancelar un préstamo para unificarlo en otro 

Si estás interesado en terminar de pagar todas tus deudas, desde un único préstamo, puedes reunificar tus créditos, así conseguirás pagar solamente un importe al mes y negociar las condiciones.

En caso de que quieras reunificar grandes deudas deberás recurrir a los préstamos con garantía hipotecaria, siempre y cuando cuentes con una vivienda o inmueble en propiedad que responda a la cantidad de dinero requerida. 

prestamos privados

Cancelar un préstamo por desistimiento de contrato 

Cualquier persona puede cancelar el préstamo sin tener que dar ninguna explicación y sin recibir ninguna penalización. Para finalizar el préstamo solo hace falta basarse en el derecho de desistimiento y comunicárselo a la entidad bancaria en la que se ha solicitado, en los plazos establecidos por la ley. 

¿Cómo cancelar un préstamo bancario?

Al haber diferentes maneras de cancelar un préstamo también existen diferentes procedimientos para cada una de ellas. A continuación te contamos qué debes hacer en cada caso: 

Amortización anticipada

El primer paso será revisar las condiciones del préstamo y posteriormente acudir a la entidad en la que tienes contratado el crédito en cuestión para realizar la transferencia de fondos. Es imprescindible que solicites un justificante, el cual, acredite que se ha efectuado el pago y, por tanto, se ha saldado la deuda.

Unificar los préstamos

Para poder unificar los préstamos, deberás comprobar cuál es tu situación financiera actual, lo que te gustaría pagar y lo que realmente pagas mensualmente.

Cancelación por desistimiento de contrato 

Deberás informar a la entidad correspondiente de tu intención de desistir del préstamo dentro de los primeros 14 días desde su contratación.

¿Cuándo es posible cancelar un préstamo antes de tiempo?

La ley indica que es posible cancelar un préstamo en cualquier momento, pero hay ciertos aspectos que deberás tener en cuenta para optar por la mejor manera de cancelar un préstamo para ti. 

  • Si transcurrido menos de 14 días naturales desde que contrataste el préstamo: puedes renunciar al crédito en virtud del derecho de desistimiento citado.
  • Si transcurrido más de 14 días naturales: podrás optar a la amortización anticipada
  • Si dispones de dinero para amortizar: se recomienda saldar la deuda para evitar pagar una cantidad de intereses muy elevada.

Ventajas de cancelar un préstamo 

El principal beneficio de amortizar un préstamo de forma anticipada es que te permite pagar menos intereses y finalizar tu deuda con el banco. En el caso de las reunificaciones de deudas, las ventajas son que puedes pagar una única mensualidad así como también renegociar el importe y las condiciones.