Reformar una vivienda o casa es una de las principales inversiones que se debe que llevar a cabo al menos una vez si se es propietario de un inmueble. Las viviendas necesitan de trabajos de reforma constantes que no perjudiquen la integridad de la misma y mantengan el aislamiento térmico en condiciones para reducir el consumo energético, aunque una reforma de gran envergadura es necesaria de vez en cuando.

Muchas personas utilizan parte de sus ahorros o el dinero que han ido acumulando en un plan de jubilación para hacer frente a los costes de reforma de su vivienda, pero si no se dispone del dinero necesario para llevar a cabo la reforma se deberá acudir a un préstamo. Existen varias opciones de financiamiento para poder hacer frente a los costes de reformar una vivienda, entre los que se cuentan los préstamos bancarios y la financiación privada. En este artículo vamos a repasar de forma general cuánto cuesta la reforma de una vivienda y cómo podemos financiar dicha reforma. 

Préstamos para reformas
Préstamos para reformas

 

Cuánto cuesta reformar una casa 

Cuando planteamos una reforma integral de una vivienda debemos tener en cuenta que cuanto mayor sea la reforma y mejores sean los materiales que utilicemos más cara será la operación. Dado que una reforma integral de una vivienda se hace de forma general una o dos veces durante toda la vida vale la pena realizar una buena inversión para conseguir un resultado óptimo. Actualmente los precios para reformar una vivienda media de 90 metros cuadrados oscilan entre los 15.000 y los 40.000 €, aunque el precio final dependerá del calado de la reforma y de los materiales que se vayan a utilizar.

Estos precios incluirían una reforma integral en la cocina, los baños, los dormitorios, las habitaciones o cuartos supletorios y realizando una mejora también en las instalaciones de electricidad y agua. La mano de obra también puede variar de precio, sobre todo dependiendo de la zona geográfica en la que nos encontremos y si podemos realizar los trabajos nosotros mismos o a través de familiares y amigos.

Dicho esto vale la pena señalar que el precio medio de una reforma de una vivienda en España actualmente es de unos 25000€. 

Cómo financiar la reforma de nuestra casa 

Dado que la reforma de una casa suele necesitar de una cantidad de capital bastante elevada, si necesitamos financiarnos de forma externa para hacer frente a esa reforma es bastante prudente comparar diferentes opciones de financiación. 

Préstamos hipotecarios para reformas
Préstamos hipotecarios para reformas


Préstamos personales o al consumo

Los préstamos personales suelen tener un tipo de interés algo más elevado que los préstamos hipotecarios, además de ofrecer unas condiciones de devolución algo menos flexibles.

Dadas las características de los préstamos personales estos no resultan recomendables en el caso de que la cantidad de dinero que necesitemos sea bastante elevada.

Un préstamo personal sería ideal si necesitásemos una cantidad de dinero que no superarse los 8.000€ o 10.000€.

Si disponemos ya de una vivienda en propiedad (y es esa vivienda sobre la que queremos realizar las reformas) es mucho más seguro y económico obtener financiación a través de un préstamo hipotecario.

Préstamos hipotecarios para reformas a través de entidades bancarias

La ley 805/2003 del 27 de marzo regula aquellas operaciones financieras que se realicen sobre bienes inmuebles, en concreto aquellos préstamos que se destinen a la reforma y rehabilitación de una vivienda. La normativa marca que debe usarse el valor de tasación de la propiedad para determinar el valor del préstamo al que se puede acceder.

La normativa también marca lo siguiente: 

  1. Se debe contar con una licencia de obra en vigor para poder realizar los trabajos
  2. La reforma debe contar con un proyecto sellado por el Colegio Profesional de arquitectos de la ciudad o comunidad autónoma que corresponda 
  3. La reforma de la vivienda o inmueble puede alterar varios de los elementos estructurales de la misma, pero dicha reforma debe significar que al menos el 50% de la superficie deberá ser acondicionada 
  4. El coste o valor total del presupuesto para los trabajos deberá ser como mínimo del 50% del valor de reemplazamiento* de la edificación, sin tener en cuenta el valor del terreno. 

*El valor de reemplazamiento es la suma de todas aquellas inversiones que serían necesarias llevar a cabo para construir a fecha actual y con los materiales y técnicas actuales un inmueble que tenga las mismas características que el que se pretende reformar.

Préstamos de capital privado para reformas
Préstamos de capital privado para reformas


Préstamos hipotecarios de capital privado 

Cómo vemos en el apartado anterior, dado que los préstamos hipotecarios para reformas que dan los bancos están sujetos a una estricta normativa que requiere de disponer de licencia de obras y de cumplir ciertos requisitos bastante estrictos, en el caso de que no cumplamos alguno de ellos no podremos acceder a un préstamo hipotecario para reformar nuestra vivienda. Una salida a esta situación es acudir a la financiación privada, obteniendo un préstamo hipotecario no a través de una entidad bancaria sino a través de un prestamista particular.

En este caso sólo será necesario que la vivienda objeto de la reforma sea de nuestra propiedad, que no esté sujeta a ninguna carga o deuda (y si lo está que sea por un importe muy pequeño) y que el valor del préstamo que necesitamos para realizar la reforma sea de como mínimo 20.000€ 

Préstamos hipotecarios para reformas de Prestamistas.es

En Prestamistas.es disponemos de un amplio porfolio de prestamistas que pueden abrir una vía de financiación a través de préstamos hipotecarios de capital privado para reformar tu casa, un local comercial o cualquier inmueble del que seas propietario.

Los préstamos hipotecarios de capital privado tienen un tipo de interés algo más elevado en comparación con los préstamos que ofrece la banca, pero a cambio ofrecen mucha más flexibilidad para devolverlos y mayor velocidad de respuesta a las solicitudes que realicemos.