El capital privado es una clase de inversión alternativa y distinta a la financiación bancaria clásica y consiste en capital que no se obtiene por las vías tradicionales.

Cuando un cliente se encuentra inscrito en una base de datos asnef como RAI, lo normal es que la entidad financiera niegue rotundamente la concesión del préstamo al usuario. Por esta razón el capital privado constituye para muchas personas y empresas el punto de apoyo necesario para solucionar situaciones urgentes de liquidez monetaria; circunstancias en las cuales una inyección de dinero permitiría continuar con la actividad empresarial o bien en el caso de una persona o una familia saldar deudas y pagar facturas que además permitirían salir del fichero de morosos al consumidor.

El capital privado ofrece además una serie de ventajas con respecto a la banca tradicional; la principal de esas virtudes es que los créditos se tramitan con una gran rapidez y no son necesarias tantas gestiones. Todo ello permite al consumidor poder disfrutar en muy poco espacio de tiempo del dinero en efectivo para cubrir sus necesidades o financiar sus proyectos.

Capital privado Capital privado

Solamente se requiere una condición; el usuario debe presentar algún objeto de valor o una propiedad que permita avalar y servir de garantía para esa línea de financiación. En este punto, es preciso decir que casi cualquier cosa puede servir; desde una propiedad inmueble, un coche, colecciones de arte, licencias de taxi, etc. En resumen, casi cualquier posesión con valor es apta para presentarse como aval, exceptuando siempre el caso de las joyas o alhajas.

El capital privado permite obtener préstamos de una manera muy sencilla, otra condición que deben reunir las propiedades inmobiliarias es que han de estar libres de cargas y de hipotecas. A partir de ahí son válidos los pisos, casas, naves industriales, viviendas, etc. con excepción de los solares o parcelas.

En caso de que el cliente necesite una cantidad de dinero pequeña; el capital privado puede concederle préstamos a partir de 15.000 € y no hay además un límite para la cantidad que se puede solicitar, ya que éste vendrá siempre dado por el 30% del valor que tenga la posesión después de haber sido tasado o valorado.

Otra opción más que ofrece nuestra empresa de capital particular a los clientes es que se puede presentar un vehículo como aval del préstamo. Muchos usuarios no disponen de propiedades importantes; sin embargo, pueden avalar dicho crédito con su propio vehículo; en primer lugar se tasa el automóvil y después se concede una cantidad que oscila entre el 30% o el 40% de la valoración que haya obtenido. Pudiendo ser válidos además los camiones, furgonetas o también las motocicletas.Nuestra empresa de capital privado ofrece muchas opciones al cliente, únicamente debe ponerse en contacto con nosotros y contarnos cuáles son sus necesidades, posteriormente estudiaremos el caso y que haremos una solución que se adapte a las particularidades del consumidor.

Préstamos de capital privado
 Préstamos de capital privado

Los préstamos de capital privado están compuestos por inversores a nivel particular o fondos de inversión que invierten directamente en empresas privadas o que le entregan financiación de forma autónoma sin necesidad de acudir al capital público o bancario. 

Los inversores institucionales y minoristas proporcionan el capital para el capital privado cuando estos invierten en grupo, y estos préstamos o inversiones pueden utilizarse para financiar nuevas tecnologías, hacer adquisiciones de empresas o proyectos, ampliar el capital de explotación de un negocio y reforzar y solidificar un balance.

De forma más común para la mayoría de empresas y ciudadanos de nuestro país el capital privado es aquel mercado al que acuden empresas y particulares cuando no pueden obtener financiación a través de las entidades tradicionales: los bancos.


Préstamos de capital privado

Los inversores y agentes que ofrecen préstamos de capital privado son muy comunes en países con una larga tradición comercial y financiera, como pueden ser EEUU, Singapur, Reino Unido o Japón. En estos casos los préstamos y el capital proceden principalmente de inversores institucionales e inversores acreditados a nivel particular, que pueden llegar a dedicar sumas considerables de dinero a un proyecto hasta que este resulta rentable (lo que puede significar años de espera).

A pequeña escala y para los ciudadanos comunes y las pequeñas empresas el capital privado resulta una vía para obtener financiación a través de endeudamiento cuando, por la razón que sea, no se puede acudir a una entidad bancaria para obtener un préstamo o un crédito.


Causas que no permiten acceder a financiación bancaria o institucional

La gran mayoría de personas, autónomos y empresas que acuden al capital privado encuentran en la disyuntiva de no poder acceder a financiación a través de una entidad bancaria bien por estar ya demasiado endeudados o por no reunir los requisitos mínimos que exige la entidad o la institución. Las causas principales que hacen que estos agentes deben acudir al capital privado son las siguientes.

Sobreendeudamiento

Estar devolviendo ya otras deudas puede cerrarnos la puerta de acceso a un nuevo préstamo. Cualquier entidad bancaria o prestamista puede acceder a la base de datos del Banco de España para consultar la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) para saber el nivel de endeudamiento de una persona o empresa, cuántos préstamos están devolviendo, por qué cantidad, con qué entidades los tiene contratados… de modo que puede consultar el nivel de endeudamiento y compararlo con los ingresos disponibles para determinar si acceder a un nuevo préstamo puede resultar contraproducente.

Aparecer en ficheros de morosos

El prestamista también puede consultar el historial de morosidad del cliente en Asnef o Rai para saber si alguna empresa o banco lo ha incluido en uno de estos ficheros por el impago de cuotas o facturas de algún tipo. Aparecer en uno de estos ficheros significa ver cerrada la puerta de financiación bancaria institucional y tener que acudir al capital privado.


Ventajas de los préstamos de capital privado para las grandes empresas

Ventajas de los préstamos de capital privado
 Ventajas de los préstamos de capital privado

Los préstamos de capital privado pueden ser muy atractivos para empresas de nueva creación ya que permite acceder a liquidez de forma rápida sin tener que pasar por los mecanismos financieros convencionales, cómo pueden ser los préstamos bancarios de alto interés o la salida pública en bolsa cotizando en mercados públicos.

Para empresas que tengan una envergadura algo más grande ciertas formas de inversión a través de capital privado cómo puede ser el capital riesgo también son muy útiles para financiar ideas y empresas que se encuentran en fase inicial. Si esa empresa no tiene pensado cotizar en bolsa financiarse a través de capital privado o capital riesgo puede proporcionar a esas empresas la oportunidad te llevará a cabo estrategias de crecimiento poco ortodoxas o que no requieren del voto de los accionistas para ser llevadas a cabo. Los mercados públicos exigen resultados periódicamente, así que si una empresa requiere endeudarse de forma puntual operar en bolsa quizás sea más una desventaja que otra cosa.

La presión de los accionistas por ver resultados a corto y medio plazo puedes reducir drásticamente el tiempo del que dispone la dirección de la empresa para mantener un nivel de endeudamiento que permita hacer viable el proyecto.


Ventajas del capital privado para particulares y pymes

Ventajas del capital privado para particulares y pymes
 Ventajas del capital privado para particulares y pymes

A pequeña escala los préstamos de capital privado también pueden ser muy útiles para particulares y empresas de pequeña envergadura.

Más rapidez de respuesta

Un préstamo de capital privado sigue los mismos cauces de estudio y aceptación que sigue una entidad bancaria, a diferencia que los plazos de actuación se reducen drásticamente y hay un componente de confianza mutua entre prestamista y prestatario de cara a cerrar la operación.

Sin embargo la mera confianza no sirve de aval para acceder al préstamo, sino que se deberá disponer de una garantía real que avale la operación. En la mayoría de los casos se utiliza una propiedad inmobiliaria qué pasará a manos del prestamista en el caso remoto de que el cliente no devuelva su préstamo.

Generalmente el ciudadano y empresa de a pie acude al capital privado cuando no le queda más opción, en el caso de que no pueda acceder a financiación a través de una entidad bancaria o institución pública (como puede ser el Instituto de Crédito Oficial).

Más flexibilidad en los pagos

Los prestamistas particulares y privados ofrecen mayor flexibilidad a la hora de devolver los préstamos. Además de la posibilidad de devolver el préstamo durante un periodo de tiempo algo más largo respecto a lo que ofrece un banco, también son flexibles en cuanto a la periodicidad de las cuotas, e incluso sobre el tipo de amortización bajo el que se quiere trabajar.

Esta flexibilidad es muy difícil de encontrar en la banca, que opera bajo unas reglas internas bastante inflexibles y que el agente que trabaja para la entidad no se puede saltar.

Menos explicaciones

Cuando rellenes la solicitud de préstamo en tu entidad bancaria deberás describir de forma explícita a qué quieres destinar el dinero del préstamo. En el caso de que la entidad bancaria considere que la razón no es lo suficientemente importante existe la posibilidad de que el préstamo te sea denegado.

Esto difícilmente ocurre con los préstamos de capital privado: puedes utilizar el dinero para aquello que más te convenga mientras ofrezcas las garantías mínimas y avales necesarios que el prestamista te exija.

Más seguros que los microcréditos

Los microcréditos son cantidades de dinero que se pueden solicitar de forma automática y que se reciben en la cuenta bancaria de media en el mismo día. Los problemas principales de los microcréditos son dos.

Para empezar las cantidades que podemos solicitar vía microcrédito son muy reducidas, del orden de los 1.000 € como máximo. Para un autónomo o empresa esto es absolutamente insuficiente para los volúmenes de financiación que suele necesitar este tipo de figura jurídica.

La segunda desventaja es que los microcréditos exigen unos intereses de devolución astronómicamente elevados, con TAE’s e intereses de devolución que rondan y superan el 20% y el 30%. Además, en el caso de los microcréditos se busca el rendimiento máximo de la inversión, por lo que las condiciones de devolución son muy inflexibles y el dinero debe retornarse a muy corto plazo.


Historia de los préstamos de capital privado en España

Durante mucho tiempo el capital privado se dedicó en nuestro país a la financiación de proyectos empresariales de pequeña y mediana envergadura, sin entrar en el mercado del capital privado destinado a particulares, pequeñas empresas y autónomos.

La crisis crediticia desatada en el año 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers cerró el grifo de la financiación bancaria para empresas y familias a lo largo y ancho de todo el territorio, lo que supuso una oportunidad para que los inversores entrasen poco a poco a atender la demanda de financiación que la banca se negaba a dar.

Actualmente y de este modo los préstamos de capital privado se han convertido en la alternativa más directa a la financiación bancaria y resultan una opción muy a tener en cuenta por su rapidez, la celeridad durante la fase de estudio y unos tipos de interés que, aunque siguen siendo algo más elevados que la banca, ahora mismo son muy competitivos.


Contacta con Prestamistas.es

Tenemos más de 8 años de experiencia en préstamos de capital privado para particulares, autónomos y empresas. Si no quieres acudir a la financiación bancaria clásica o no puedes acudir por alguna de las razones anteriormente mencionadas ponte en contacto con nosotros y una gente te llamará en menos de 24 horas para evaluar tu situación.

Prestamistas particulares y privados en toda España