¿Tendré que pagar un nuevo tributo a Hacienda por mis ventas online?

La noticia saltó a los medios de comunicación el pasado jueves 16 de noviembre. Las ventas online entre particulares de productos de segunda mano, en plataformas tipo Wallapop o Ebay, estarán sujetas a un impuesto del 4 %.

Ante esta situación el terror pareció apoderarse de todos los españoles que usan este tipo de plataformas para vender aquellos productos que ya no usan. Hasta tal punto que el actual ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tuvo que hacer unas declaraciones para explicarlo todo. El ministro de Hacienda confirmaba que igual que se tributa por otro tipo de ventas, también ha de hacerse por las que se llevan a cabo a través de internet.

Entonces, ¿realmente hay que pagar un nuevo tributo a Hacienda por las ventas online? A continuación te lo explicamos.

¿Existe un nuevo tributo a Hacienda por mis ventas online?

Para todos los que se asustaron con esta singular noticia hay que explicar que no hay ninguna novedad en cuanto a la tributación de las ventas entre particulares. Este tipo de acciones tributan desde siempre dentro del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o ITP. En concreto en la modalidad conocida como TPO (Transmisiones Patrimoniales Onerosas). Es decir, que se trata de una tributación que no es nueva y que está presente desde hace años. Al igual que otro tipo de comercios, las ventas entre particulares también están sujetas a impuestos.

El ITP o tributo de las ventas entre particulares (incluidas las ventas online)

Pero ¿qué es exactamente el ITP? Para aquellos que estén un poco perdidos el ITP es un tributo de tipo estatal cuya gestión y recaudación depende de cada comunidad autónoma. Es decir, que no es el Estado el que se encarga de gestionarlo y recaudarlo sino que ha de hacerlo organismo regional de manera independiente.

Las ventas entre particulares deben de incluir este impuesto con el que se ha de tributar pero no el IVA. ¿Por qué motivo? Básicamente porque se trata de bienes de segunda mano por los cuales ya se ha abonado el IVA correspondiente. Además, se trata de transacciones entre particulares, no entre empresas o profesionales que son los que deben aplicar este impuesto.

El encargado de pagar el ITP en todos los casos es el comprador. Este ha de dirigirse a su administración tributaria en un plazo máximo de 30 días desde la compra del bien y tributar ese 4 %. Este impuesto siempre se tributa en el lugar donde reside el comprador. Independientemente de que el vendedor sea de otra zona. Así, por ejemplo, si compras un coche a un dueño de Albacete pero tú eres de Madrid, deberás de presentarte en tu agencia tributaria en un plazo máximo de 30 días para abonar el porcentaje de impuesto correspondiente al ITP.

El tipo impositivo del ITP varía en función de la comunidad autónoma en la que vivas.

  • Si vives en Galicia el ITP tiene un tipo impositivo del 8 %.
  • En Extremadura, Castilla La Macha y Valencia, si compras algo de segunda mano el ITP es del 6 %.
  • En Castilla y León y en Cataluña el ITP asciende al 5 %.
  • En el resto de regiones, el ITP es del 4 %.

Inicialmente este tributo ha de ser cubierto por todo tipo de compradores de productos de segunda mando. Incluidas las ventas online en plataformas como wallapop o Ebay, Amazon o Vibbo.

A pesar de que el comprador está obligado a tributar este impuesto tras los 30 días posteriores a la compra actualmente la medida no se aplica en este tipo de situaciones a no ser que se trate de compra-ventas con importes elevados. Por ejemplo la venta de un coche o de una casa. En este momento las comunidades autónomas no disponen de la suficiente capacidad como para perseguir a aquellos que no lo abonan por pequeñas cantidades.

Comments are closed.

Llama Ahora
Contáctanos