¿Qué hay que hacer con las cuentas bancarias cuando fallece el titular?

Muchos españoles creen que una vez fallece el titular de una cuenta bancaria todo el capital que esta incluye pasa a pertenecer a la entidad financiera en la que se formalizó dicha cuenta. Esto es una “leyenda urbana”. En realidad los herederos disponen de un total de 20 años para demostrar su condición como herederos y poder acceder al capital.

Pasado este tiempo, si los herederos no realizan ninguna acción para poder acceder a dicho capital el importe de estas cuentas bancarias pasa a formar parte del Tesoro Público. Si por desgracia usted se encuentra en este caso y no sabe qué hay que hacer con las cuentas bancarias cuando fallece el titular, queremos ofrecerle nuestra ayuda. Lo más conveniente llegado este caso es llevar a cabo los siguientes pasos.

Pasos a seguir con las cuentas bancarias cuando fallece el titular

Paso 1. Movimientos realizados por parte de las entidades financieras

Aunque no se trata de una norma aplicada de forma habitual, muchas entidades financieras citan a los pensionistas más mayores cada tres meses para corroborar que siguen vivos. Una acción con la que evitar la erogación de la pensión por parte de la Seguridad Social en caso de fallecimiento. Sin embargo no se trata de una medida obligatoria, por lo que los familiares directos pueden seguir acudiendo al banco para solicitarla en nombre del fallecido. Según los datos ofrecidos por la Seguridad Social en el año 2014 se registraron un total de 90 casos fraudulentos y no de 30.000, tal y como indicó el Tribunal de Cuentas.

Paso 2. Informar del fallecimiento a la entidad financiera

Normalmente son los familiares los encargados de comunicar a la entidad financiera el fallecimiento del titular. Desde el momento en el que dicho fallecimiento es informado, el banco no puede ofrecer ningún tipo de información a los familiares hasta que estos demuestren que tienen derecho a la herencia.

Paso 3. Aportar la documentación necesaria para corroborar el derecho de los familiares sobre la herencia

El primer movimiento que ha de realizar la familia tras el fallecimiento del titular es solicitar la certificación en el Registro Civil. Además, hay que pedir el certificado ante el Registro de Últimas Voluntades. Este certificado sirve para centralizar todos los testamentos que se han elaborado ante los notarios españoles. Este último registro sirve para comunicar la fecha y la notaría en la que se redactó el testamento.

Además de estos documentos, los herederos deberán de aportar a la entidad financiera correspondiente una copia del testamento para que se les permita el acceso a la cuenta. En muchas ocasiones los herederos olvidan dejar algún tipo de disposición con la que proceder. En esos casos los familiares deberán de presentar al banco para poder acceder a las cuentas.

  • La certificación del fallecimiento.
  • El certificado de últimas voluntades.
  • Una declaración en la que se da fe de que se trata de los herederos legítimos del fallecido titular de la cuenta. Desde el pasado mes de junio de 2015 este documento se adquiere por vía notarial.
  • Presentar en un plazo de seis meses la autoliquidación del impuesto de sucesiones y donaciones que demuestre que están al tanto de las obligaciones fiscales.

Hasta que los familiares no presentan estos documentos las cuentas bancarias del fallecido permanecen bloqueadas. Es decir, que no pueden acceder a la cuenta para sacar dinero pero los suministros habituales domiciliados en la entidad se siguen abonando cada mes. En caso de que exista más de un titular en la cuenta, se bloquea aquella parte que pertenecía al fallecido.

Comments are closed.

Llama Ahora
Contáctanos