Cómo evitar ser rechazado en las entrevistas de trabajo

Cada hay más demanda que ofertas de empleo por cuenta ajena. De ahí que se haya convertido en algo habitual ser rechazado en las entrevistas de trabajo. Sin embargo hay que saber lidiar en estas situaciones y no darse por vencido en la búsqueda activa de empleo. La frustración puede ser uno de nuestros peores enemigos cuando nos enfrentamos a una entrevista de personal.

Según los expertos del sector de RRHH hay ciertos aspectos que se pueden potenciar para conseguir el tan ansiado puesto de trabajo. Desde Prestamistas vamos a ayudarte a conocerlos.

Qué hacer para no ser rechazado en las entrevistas de trabajo

Está claro que en un ámbito tan competitivo donde hay pocos puestos vacantes y muchos profesionales con y sin experiencia hay que aprender de cada rechazo. Aquí tienes algunos consejos.

  • Investigar el motivo del rechazo. Es cierto que en ocasiones puede que no haya nada química entre el entrevistado y el entrevistador. En estos casos las entrevistas de trabajo pueden convertirse en una experiencia poco productiva para ambas partes. Sin embargo hay ocasiones en las que puede que no comprendamos cuáles son los motivos que han llevado al reclutador a rechazarnos. A pesar de la respuesta negativa el candidato tiene una oportunidad de oro para aprender de la experiencia y lograr un resultado positivo en la próxima entrevista. Nada mejor para ello que intentar averiguar cuál ha sido el motivo por el cual el reclutador no nos ha seleccionado. La mayor parte de las personas estarán encantadas de ayudarnos a conocer nuestros puntos débiles para que aprendamos a mejorarlos.
  • Siempre poner en marcha un plan de acción. Lo más adecuado sería conseguir un feedback tras cada entrevista de trabajo. Tanto si el resultado es positivo como negativo. En el caso de que no consigamos el empleo tenemos una oportunidad de mirar objetivamente la situación y mejorar para la próxima entrevista. Nunca hay que dejarse vencer por un no.
  • Adaptar nuestro curriculum a cada una de las ofertas. Sí, es un aburrimiento. Y sí, el reclutador debería de saber filtrar los contenidos. Pero no nos engañemos. Hay una muchedumbre ahí fuera optando al mismo puesto que tú. Y no hay nada mejor para poder conseguir un punto a favor que facilitar el trabajo a los reclutadores. Elimine aquellos elementos del curriculum que no sirven para esa entrevista. Modifique los que no le permitan relajarse y hablar con calma durante la reunión. Y por supuesto si no quieres ser rechazado en las entrevistas de trabajo, ensáyalas. Esto no significa que tengas que ir con un guion bajo el brazo, pero te resultará más sencillo explicar tus habilidades profesionales si ya estás habituado a hacerlo. La gracia de un curriculum bien adaptado consiste en ser capaces de orientar nuestros conocimientos profesionales hacia lo que busca la empresa. No es cuestión de inventarnos cosas sino de ponernos en el lugar del reclutador y comprender por qué han abierto esa oferta.
  • No te quedes aislado. No hay nada peor que quedarse completamente al margen de las actividades profesionales. Acude a eventos, mantén tu red de contactos al día y sé capaz de no perder de vista tu sonrisa.
  • Si eres senior… puedes conseguir que las entrevistas sean mucho más fructíferas con una actitud renovada. Viste elegante y actualizado e intenta evitar en tus comentarios respuestas como: “cuando yo era joven esto se hacía de otro modo” “los mayores tenemos mucha experiencia” “los jóvenes de ahora…” Todas estas muletillas pueden resultar muy negativas si el entrevistador es una persona más joven que tú. Y por supuesto no dejes de lado las asociaciones de profesionales senior que existen. Te pueden ser de gran utilidad.

Comments are closed.

Llama Ahora
Contáctanos