Cómo empezar a emprender con poco dinero

La situación económica actual está llevando a muchos ciudadanos a acogerse al emprendimiento. Sin embargo emprender nunca ha sido sencillo y muchos no son capaces de hacerlo. Desde Prestamistas queremos ofrecerte las claves para que sepas cómo empezar a emprender con poco dinero. Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda en tu andadura profesional.

¡Vamos a ello!

Consejos para empezar a emprender con poco dinero

Consejo 1. Mantén una fuente de ingresos estable

Empezar a emprender con poco dinero no es posible si no se dispone de una fuente de ingresos estable. Por ese motivo, si estás comenzando tu andadura por este duro mundo lo mejor es que conserves tu anterior empleo durante un tiempo limitado. De esta manera podrás dar los primeros pasos sin tener que estar agobiado por los gastos. Podrás seguir pagando tus facturas, tu alquiler o tu hipoteca y a la vez comenzar a afrontar los gastos propios de un negocio.

Consejo 2. Ten preparado tu plan de negocios

Para saber si vas a poder poner en marcha tu negocio es necesario que cuentes con un buen plan. En este plan de negocios ha de quedar reflejada tanto la estructura interna de tu empresa como todos los costes. Debes de saber qué es lo que vas a ofrecer, qué te diferencia del resto de competidores y cuánto te va a costar lograrlo a nivel económico. Es imprescindible saber cuánto capital vamos a tener que invertir para poder poner en marcha el proyecto.

Por este motivo no lo dudes e invierte todo el tiempo que necesites en desarrollar el producto o el servicio que vas a ofrecer; en tener claros los precios que vas a pedir; en diseñar un plan de crecimiento, etcétera.

Consejo 3. Controla las deudas

Siempre que se emprende un negocio lo mejor es intentar hacerlo con nuestros propios recursos financieros. Esta alternativa es posible si comenzamos con un negocio pequeño que puede ir creciendo con el paso de los años. A la par que se generan beneficios.

En caso de no tener suficiente capital para comenzar el negocio, una posibilidad es recurrir a financiación externa. Tras haber probado con los amigos, los familiares y los “incautos”, llega el momento de buscar alternativas más sólidas.

Hoy en día muchas entidades financieras disponen de productos especializados para emprendedores. También existen ayudas estatales que pueden venirte de perlas. Si quieres conocer las ayudas estatales a las que puedes acceder, no dejes de visitar el siguiente enlace.

En cualquiera de los casos, y venga de donde venga tu financiación, es importante no endeudarse demasiado. Infórmate adecuadamente antes de elegir un método de financiación u otro y haz cuentas para tener claro cuánto tiempo vas a poder aguantar el negocio hasta que arranque. Piensa que por norma general los negocios no comienzan a dar frutos hasta pasados los 3 primeros años. 

Consejo 4. Busca un local sin muchas ataduras

No siempre será necesario que dispongas de un local para dar vida a tu nuevo negocio. Si te dedicas al diseño gráfico, por ejemplo, podrás trabajar como autónomo inicialmente desde tu propia vivienda. Es lo que comúnmente conocemos como teletrabajo. Sin embargo, en caso de necesitar un local comercial para montar tu negocio busca aquellos locales que no impliquen un alquiler a largo plazo.

Lo mejor es hacerse con algún contrato de alquiler de una duración máxima de un año o recurrir al coworking alquilando un espacio.

Las opciones son diversas y dependerán del tipo de negocio que vayas a poner en marcha.

Comments are closed.

Llama Ahora
Contáctanos