Mayores de 55 años y el empleo

Por desgracia, los mayores de 55 años y el empleo parecen no resultar compatibles desde hace algunos años. Así lo demuestra la última encuesta que ha realizado la Fundación Adecco al respecto.

Según los datos ofrecidos en dicha encuesta hoy en día hay unos 560.000 desempleados que superan los 55 años de edad y a los que además, afecta de manera más agresiva el desempleo de larga duración.

De hecho, casi el 74 por ciento de estos parados llevan más de un año sin lograr un nuevo puesto de trabajo. Este porcentaje duplica el tiempo que llevan sin acceder a un empleo los menores de 25 años (aproximadamente un 37 por ciento).

Esto ha convertido a más de 560.000 españoles en personas en riesgo de exclusión social. Además, según los datos facilitados por la fundación Adecco:

  • El 30 por ciento de los mayores de 55 años cree que no volverán al mercado laboral nunca más.
  • Un 20 por ciento, sin embargo, considera que tardará más de un año en volver a incorporarse.
  • Y solo un 10 por ciento tiene la esperanza de conseguir trabajo en menos de doce meses.

Esta situación no solamente es devastadora a nivel personal para los mayores de 55 años, sino también a nivel económico. Por norma general este grupo poblacional pierde su trabajo a las puertas de la publicación. Por desgracia, las indemnizaciones que reciben por su antiguo puesto no son lo suficiente elevadas como para poder vivir sin volver a trabajar hasta los 65 años. Por este motivo se encuentran en la necesidad de encontrar un trabajo que no llega nunca. Y es precisamente en estos puntos en los cuales aumenta el riesgo de exclusión social en este grupo de población.

Unidas a las pocas esperanzas de encontrar un nuevo trabajo se encuentran las necesidades económicas. Unas necesidades que aumentan considerablemente pasados los dos años de paro.

Actualmente la Seguridad Social ofrece una ayuda de 426 euros hasta la jubilación a los mayores de 55 años que se han convertido en parados de larga duración. Una ayuda escasa a la que, además, no pueden acceder todos los que entran en este rango de edad. Y los que sí pueden solicitarla se encuentran con que no es suficiente para poder hacer los gastos fijos. No hay que olvidar que entre los mayores de 55 años:

  • El 40 por ciento de este grupo poblacional tiene hijos a su cargo económicamente dependientes y que tampoco son capaces de encontrar un nuevo empleo con el que poder llegar a fin de mes.
  • El 35 por ciento, además, todavía tiene pendiente el pago de una hipoteca o ha de hacer frente todos los meses a un alquiler.

Mayores de 55 años y el empleo, ¿por qué resulta tan complicado?

Según la fundación Adecco los principales motivos por los que los mayores de 55 años y el empleo parecen estar reñidos son sin duda los siguientes:

  • En un mercado con tal nivel de competitividad las empresas prefieren decantarse por empleados más jóvenes. Estos empleados, recién salidos de la carrera, están a la última y aceptan un rango salarial mucho más bajo y son mucho más flexibles. Además, muchos de ellos se ven en la obligación de trabajar por medio de un convenio de prácticas por el cual ni siquiera cobran en la mayor parte de los casos.
  • Muchos de estos desempleados senior se encuentran dentro de sectores que hoy en día carecen de oportunidades laborales. Es decir, que toda la antigüedad y conocimientos que tienen no sirven para nada en el mercado actual. Los mayores de 55 años se ven obligados a “reciclarse” y luchar en un mercado altamente competitivo donde los jóvenes les ganan de mano.

Por desgracia esta situación tan desalentadora no solo se vive dentro de nuestras fronteras sino que se extiende al resto de la Unión Europea. Según los datos facilitados por Eurostat ni la mitad de los mayores de 55 años trabaja en la actualidad.

Comments are closed.