¿Cómo abordar los pagos en el extranjero durante la Semana Santa?

La Semana Santa ya está a la vuelta de la esquina. Muchas familias aprovechan este periodo para tomarse un merecido descanso. Algunas de estas familias deciden pasar estos días de vacaciones en destinos fuera de nuestro país. Pero, ¿cómo abordar los pagos en el extranjero durante la Semana Santa? ¿Es mejor abonar los gastos tirando de tarjeta o de dinero de mano? Y dentro de las tarjetas, ¿nos conviene más usar débito o crédito? Desde prestamistas vamos a ayudarle a ver las opciones más adecuadas para cada caso. Vayamos por partes.

Abordar los pagos en el extranjero durante la Semana Santa: efectivo y tarjeta

Siempre que se sale al extranjero es adecuado contar con dinero de mano para poder hacer frente a cualquier tipo de imprevisto. Sin embargo, para los gastos diarios, sobre todo si se trata de un país que no está dentro de la zona euro, suele resultar más económico hacer los pagos por medio de la tarjeta. De este modo solo se paga una vez por el cambio de divisa. Justo en el momento de hacer efectiva la compra.

No olvides que en caso de tener más dinero en metálico que el necesario para algún imprevisto al regreso a España será necesario volver a cambiar de divisa y por tanto volver a perder dinero.

¿Tarjeta de crédito o tarjeta de debido?

Todo depende del usuario y de los hábitos de compra de cada uno. Sin embargo no hay que olvidar que en muchos destinos no aceptan tarjetas de débito para hacer los pagos. Puedes darte un susto si, por ejemplo, haces un viaje con escalas y decides pagar el hotel o los vuelos durante la estancia. Lo más seguro es que solo te lo permitan utilizando tarjeta de crédito.

A partir de ahí, hay que tener muy presentes las comisiones que pueden cobrarse por pagos en el extranjero. En general, pueden ser tres.

  1. Por cambio de divisa. Por supuesto esto solo sucede en aquellos países que se visiten cuya moneda local no sea el euro. En este caso, tal y como indica el Banco de España, las comisiones por cambio de divisas son libres. EL único requisito es que el cambio esté expuesto de manera pública para que pueda ser revisado y comparado por parte del cliente. Por norma general se cobran mayores comisiones cuando se manipula efectivo. Es decir, cuando se solicitan billetes físicos. Sin embargo, si se solicita en cuenta el cambio de divisa resultará más económico.
  2. Por sacar dinero en un cajero en el extranjero. Lo normal es que las entidades financieras cobren una comisión por realizar operaciones en cajeros del extranjero. Tanto si se trata de una extracción de la cuenta de crédito o de la de débito, la comisión puede llegar a un 6 por ciento del importe dependiendo de la tarjeta y de la entidad. Hay ciertas entidades financieras que no aplican ningún tipo de cargo por el uso de sus tarjetas de débito en estas situaciones. Sin embargo, es probable que el movimiento nos suponga un coste asociado al banco o caja desde el que se retira el dinero.
  3. Por pagar en establecimientos extranjeros. Las entidades financieras suelen añadir una comisión en el uso de sus tarjetas cuando se paga en una divisa diferente al euro. Según el acuerdo que se haya firmado con el banco puede tratarse de una cantidad fija o de un porcentaje.

Ante cualquier duda sobre el uso de la tarjeta de crédito o débito en el extranjero, lo más recomendable es hablar con la entidad financiera correspondiente para revisar las condiciones de contrato vigentes.

Comments are closed.